lunes, 16 de noviembre de 2015

Comunión - 4° año 2015

Felicitamos a nuestros alumnos de 4° año que recibieron el sábado 14/11 su primera comunión. 
Agradecemos a Pamela y Romina, sus catequistas, por acompañarlos durante estos dos años de preparación.


jueves, 12 de noviembre de 2015

Encuentro de Coros en Arrayanes

En el día de ayer realizamos un Encuentro Coral en el colegio, del que participaron los alumnos del San Felipe y del San Lucas de Escobar.
Fue muy lindo poder compartir la música que cada uno hace, y coronamos el intercambio con un tercer tiempo para los chicos.
Junto con la Orquesta, ya nos vamos preparando para compartir con ustedes el trabajo de este año en el acto de cierre de ciclo lectivo.


miércoles, 11 de noviembre de 2015

Cuentos - Concurso literario 2015

En el marco de la "Semana de las Artes", cuya temática fue "Identidades identificadas", se realizó en el colegio un nuevo concurso literario. Del mismo participaron los alumnos de 2° a 6° de Primaria. Compartimos con ustedes los cuentos escritos por los ganadores.
Felicitamos a todos por su participación.
¡Que los disfruten!

Autora: Bianca Tradito
Año: 2° B
Seudónimo: Rocky
Categoría: 2°
Puesto: 1°

Había una vez una chica que se llamaba Catalina. Le encantaba que llueva porque tenía un paraguas hermoso. Una vez, fue su amiga Julieta a su casa. Después de jugar a muchas cosas, fueron a jugar afuera. Estaban jugando cuando vieron entre las plantas una puerta secreta. Las dos amigas entraron. Llevaba a un mundo hermoso y cuando movieron las manos, se dieron cuenta de que tenían magia. Entonces, tuvieron una idea, hicieron que caigan flores y jugaron con sus paraguas, y en ese mundo, se hicieron una amiga. 

Autor: Nicolás Pereyra Borrelli
Año: 2° B
Seudónimo: ROCK
Categoría: 2°
Puesto: 2°

Había una vez un japonés que era un buen compañero, de corazón, y nunca se rendía. Era muy valiente, jamás se rendía. Luchaba con tigres, osos y tiburones, y tenía una gran labor: era militar. Volaba aviones de los barcos militares. Los aviones eran jets.
Hasta que un día, le falló el motor y cayó en el medio del mar. Era uno de los mejores, y decían que era el hombre que vivió en el fondo del mar. Nunca se volvió a saber de él, hasta que lo trajo la marea. Hicieron todo lo posible, pero no se pudo salvar. 

Autora: Catalina Kligman
Año: 3° B
Seudónimo: La lechuza cósmica
Categoría: 3° y 4°
Puesto: 1°

“La faraona egipcia”
Una vez, estaba en mis vacaciones pero un volcán explotó  y nos tuvimos que ir. Nos fuimos a Hawaii pero nos atacó un tiburón. Después a Nueva York y nos mordieron unos perros rabiosos. Luego fuimos a Roma, París y Brasil, pero ninguno resultó. Hasta que fuimos a Egipto.
En Egipto, mi hermana estaba muy enojada y no paraba de decir: “¡Ay! Aquí no hay internet, ¿cómo me sacaré una selfie todos los días? Y mírame, hace mucho calor y estoy sucia. Y, ¡ay! No sé cómo pueden estar así, sin maquillaje”. Yo les dije a mis padres: “¿Podemos ir de paseo por la pirámide, por favor?”. “Está bien”, dijo mi padre, y nos fuimos con mi hermana protestando.
En la pirámide, encontré una caja que decía “La faraona Egipcia”, y al costado había un talismán de diamantes. De pronto se me vino la sangre a la cabeza de nervios y lo agarré. En la carpa, mi mamá me asustó y por accidente solté el talismán y se rompió. De pronto, mis padres se volvieron momias.
Al día siguiente, regresamos a la pirámide y ¿qué creen que pasó?, La faraona Egipcia se había escapado, pero en pocos momentos apareció detrás de nosotros y yo me puse a gritar mientras nos escapábamos. Escuchamos que la faraona estaba llorando y fuimos a ver qué le pasaba.
Después de muchos llantos, gritos y patadas la faraona nos contó que ella sólo quería tener amigos y una pareja con quien compartir. Papá, mamá y yo la ayudaríamos, a cambio de que mis padres volvieran a ser humanos, y ella aceptó. Nosotros le conseguimos amigos faraones de todos los lugares, y también nosotros fuimos sus amigos y le conseguimos un novio. A su tiempo, se hicieron esposos y tuvieron momias para cuidar (lo que resultó mal, ya que el padre no durmió los primeros meses), pero lo importante es que vivieron felices y comieron perdices.

Autor: Mateo Jarque
Año: 4° A
Seudónimo: El mejor de todos
Categoría: 3° y 4°
Puesto: 2°

“Máximo, el perro que habla”
Había una vez dos amigos que tenía un perro. Pero… no cualquier tipo de perro, sino que tenían un perro que habla, cuyo nombre era Máximo.
Esos dos amigos se llamaban Mateo y Felipe. Felipe tenía poco pelo, de color naranja, y una barba, también naranja. Mateo, en cambio, tenía el pelo largo y negro.
Un día, esos dos amigos se enteraron de que les habían robado a su perro Máximo. Entonces, ellos llamaron a la policía y le contaron del robo de su perro Máximo. Cuando terminaron de contarle a la policía lo que pasó, la policía inmediatamente salió a buscar al ladrón de perros. Pocos días después, se enteraron de que los policías habían desaparecido, así que emprendieron un viaje para rescatar a su perro.
Un ratito después, escucharon a su perro pidiendo ayuda, así que lo buscaron por sus alrededores y no lo encontraron. Al día siguiente se dieron cuenta de que a Máximo lo habían secuestrado y llevado a Chile para hacerlo encontrar minerales en una mina como si fuera un esclavo. Al rato se fueron en avión hacia Chile. Preguntaron por su perro, hasta que un hombre les dijo que estaba en una mina en Santiago, le agradecieron e inmediatamente fueron a Santiago. Pero no sabían cuál de todas las millones de minas era en la que habían obligado a Máximo a encontrar minerales.
Al día siguiente, escucharon a Máximo decir “¡Ayuda!”, y encontraron la mina donde Máximo estaba, pero el ladrón también había secuestrado a los policías que habían ido a buscar a Máximo. Mateo y Felipe se enojaron mucho y le preguntaron al ladrón para qué quería todos esos minerales, y él respondió: “Quiero todos esos minerales para ser el hombre más rico de todo el mundo”. Mateo y Felipe se enojaron y le dieron un golpe furioso al corazón. Los dos amigos rescataron a su perro Máximo y a los policías. Los policías inmediatamente arrestaron al ladrón, y además les agradecieron a Mateo y Felipe. Le dijeron al ladrón que tenía que estar tres años en la cárcel de Chile.
Finalmente, los policías, Máximo, Mateo y Felipe volvieron a su casa en Argentina. Así fue como vivieron la aventura más larga de su vida. Aunque ninguna persona a la que Máximo, el perro que habla, tenía una conversación con un perro porque… ¡no es normal que un perro hable!

Autora: María del Pilar Garófalo
Año: 6° A
Seudónimo: Tonio
Categoría: 5° y 6°
Puesto: 1°

Nos hallábamos perdidos hace casi dos meses, mi esposa y yo. Estábamos en el medio del océano, en un pequeño bote. Sobreviviendo con algas que veíamos flotando, y cada tanto, comíamos un pez que encontrábamos. No recordamos cómo habíamos llegado allí, y creo que nunca lo sabremos.
Una noche fría, mientras mi esposa Sofía dormía, vi algo que no había visto en estos tres meses. Una isla enorme, con árboles altos y montañas. Empecé a remar más rápido que nunca. Cuando estábamos cerca de la isla, desperté a Sofi. No lo podía creer, se puso a remar conmigo y a contarme ideas de cómo sobrevivir.
Después de unos minutos, llegamos. Dejamos el bote en la arena y nos fuimos a dormir. A la mañana siguiente, no vi a mi esposa a mi lado, y me metí en la selva para buscarla. Después de un rato empecé a encontrar papeles naranjas en la tierra, los seguí hasta que encontré una cueva. Al principio tenía miedo, pero no podía dejar a mi esposa sola.
Cuando entré, empecé a escuchar gruñidos y patadas que hacían retumbar toda la cueva. Luego se prendió una antorcha, y apareció la sombra de aquella criatura. Era enorme y peluda. Hizo una pisotada que hizo retumbar la cueva más que nunca. Se apagó la antorcha y aparecieron sus ojos amarillos. De repente, una mano peluda me rodeó y me apretó. El dolor me recorrió todo el cuerpo. Pero tenía que resistir para poder salvar a Sofi. Aquel monstruo me llevó a la cima de la montaña donde supuestamente vería al jefe de la criatura.
El jefe era un mono marrón, bajito y gordo. Me dijo que para salvar a Sofi, debía hacer una búsqueda del tesoro. Acepté. El mono me dio la primera pista y comencé. Las pistas 1, 2, 3, 4 y 5 fueron fáciles. Hasta que llegué a la pista 6, que decía que debía ir al laberinto de Kiara. Estuve casi diez horas allí, hasta que salí y recibí la pista 7. Esa fue muy fácil, pero en la 8 debía atravesar el campo de fuego. Era un campo en el que había agujeros en el piso, de los que salía fuego. Me quemé varias veces, pero logré salir.
La novena era la que me llevaba a Sofi. Era un acertijo. Por suerte yo era muy buena para ellos y lo adiviné. ¡Había ganado! Pero de repente vi negro, abrí los ojos y estaba en el cielo junto a mi esposa. No recordábamos cómo habíamos llegado allí. Y creo que nunca lo sabremos…

Autora: Clara Guerrero
Año: 6° B
Seudónimo: Roca
Categoría: 5° y 6°
Puesto: 2°
“Soy Julián”
Soy Julián. No tengo idea de dónde ni cuándo nací, no sé quién soy ni porqué vine al mundo. Me abandonaron apenas nací. Desde ese entonces, sólo caminé buscando comida, techo y agua.
Un día me levanté, abrí los ojos y lo primero que vi fue a un señor muy bien vestido. Parecía que se había arreglado para algún asunto especial. Al parecer, este hombre también me notó. Se acercó a mí y me dijo:
-         “Sígueme.”
-         “¿Por qué? ¿Qué quieres de mí?”
Se calló y no respondió mis dudas. Agarró mi mano y me llevó a su auto. Era una nave, nunca había visto algo así.
-         “Niño, te estuve observando los últimos días. Si vienes conmigo, estarás a salvo de todo problema. Sino, seguirás viviendo de esta manera. Tú eliges.”, me dijo.
Ni siquiera lo pensé y acepté. Después de unas largas horas de viaje, al fin llegamos al hogar. ¡Tenía hasta un cuarto propio! No entendía por qué alguien haría eso por mí, pero en ese momento, no era lo que más me importaba.
Este señor, Carlos, era muy bueno. Me ayudó a encontrar mi razón de vivir. Flauta, yo nací para eso. Tengo un don, me hace feliz. Al fin servía para algo.
Martes 13 de octubre de 1968, los policías llegan a casa y se llevan a Carlos. No sé por qué. Ahora estaba solo. Otra vez. Llorando y llorando. Fui arriba a buscar mi flauta cuando encontré una carta de Carlos.

Querido Julián:
Yo no te merezco, no soy quien crees que soy.
Vive tu vida, sin preocupaciones ni dolores.
Aunque no quieras creerme, soy tu padre. Yo también tuve una vida difícil. Sé que eso no justifica el abandono. No te pido que me perdones, sólo que me entiendas.
 



Me quedé pensando un rato largo. En fin… me di cuenta de que es lo que siempre quise, tener un padre. En ese momento, no podía hacer nada porque él estaba preso, pero lo buscaré, lo perdonaré y viviré con él. 

PROMESA A LA BANDERA 2019